Los siervos
Grupo: TEATRO DE LA LUNA

Un mundo hipotético, futurista. Ha triunfado un nuevo sistema. El primer ministro se llama Zenón; el sistema, Caronismo. Se preconiza la igualdad y la felicidad colectiva; pero en realidad hay explotadores y explotados encubiertos. El filósofo del régimen se declara siervo para hacer explícita esta condición. Este se llama Nicleto y a su filosofía de señores y siervos declarados la llama Nicletismo. El choque entre los dos preceptos se convierte en un divertido y profundo juego de ideas, de posiciones ideológicas, de sistemas filosóficos. El siervo es decapitado pero, a su vez, se declaran miles de siervos. El Nicletismo, inevitablemente, se pone en marcha.

Del espectáculo
“Con la propuesta de Martín, aflora el sentido oculto de la obra de Piñera, (...). Entabla un diálogo inquisidor y lúdico con la pieza. Podemos hablar de unan puesta en juego donde actores y público se divierten por igual, de una poética democrática donde cada espectador asume la lectura que su capacidad de suscitar, de evocar, de hacer que nos internemos en la estructura profunda del texto; que volvamos, sin peligro de convertirnos en estatuas de sal, la vista atrás; que recurramos a lo ancestral; en fin... el eterno retorno”. Osvaldo Cano, Tablas

“En este montaje, polémico como el Piñera teatral, se destaca la agilidad de los diálogos, el tratamiento del tema del poder, los altos niveles de actuación y el trabajo escenográfico. Vale resaltar la respuesta fervorosa del público...”.
Marilyn Garbey, La Gaceta de Cuba

Director: Raúl Martín
Se graduó en la Escuela Nacional de Instructores de Teatro en 1987 y como Director Teatral en el Instituto Superior de Arte en 1994. Fue discípulo de Roberto Blanco y Carlos Díaz, en 1997 fundó Teatro de La Luna. Además de director artístico es diseñador de vestuario, escenografía y luces, actor y coreógrafo. Trabaja además como atrezzista y en la confección de vestuarios y escenografías. Ha impartido talleres de actuación y dirección, y ha sido asistente de dirección. Ha colaborado con varias compañías y grupos cubanos y extranjeros. Fue merecedor de la Distinción por la Cultura Nacional en 2001.