programación
 obras
 grupos/actores
 escenarios  otras actividades notas contactos
   
  <<Anterior    Siguiente>>  
 
Los zapaticos de rosa
Teatro de las Estaciones
Poema dramático-musical para figuras, 2 damas y 2 caballeros.
Dirección: Rubén Darío Salazar
Dramaturgia: Versión dramática de Rubén Darío Salazar sobre el poema homónimo de José Martí.
Elenco: Dama 1: Fara Madrigal
Caballero 2: Freddy Maragoto
Caballero 3: Yerandy Basart
Dama 4: Migdalia Seguí
Intervenciones especiales:
Voz de Martí: Carlos Pérez Peña (Actor invitado del Teatro Escambray)
Voz de la madre pobre: Bárbara Llanes (Soprano)
Diseño de figuras, vestuario, escenografía y luces: Zenén Calero
 
Ver más fotos
 
     
  En línea con la vocación experimental que ha animado desde siempre el trabajo de este colectivo, el espectáculo deviene un homenaje al juego y a los juguetes cubanos. Las tradicionales muñecas Lilí, convertidas en personajes del poema, son aquí vehículos de la fantasía e instrumentos en la construcción de un mundo en el que se destacan los valores humanos y un profundo sentido de cubanía. Así la puesta constituye un excelente homenaje para el autor de La edad de oro, en el 155 aniversario de su natalicio.  
     
  Notas de prensa  
 

“El deseo de jugar al amor estará todo el tiempo en escena, bajo el sol brillante o bajo un cielo nublado y triste. ¡Cuan bello es entonar entre amigos una ronda con las manos fuertemente entrelazadas! Como primer regalo nos quedará el sentimiento de la amistad en el corazón, pero de seguro, lo que guardaremos para siempre de Los zapaticos de rosa será su lección de gentileza y humanidad”.
Yamina Gibert: Notas al programa.


“Como un juego de muñecas, cantos, música, danzas y los versos del Maestro se desenvuelve la conocida trama de Los Zapaticos de Rosa en un imaginario retablo, donde figuras y actores retroalimentan ternura, mensajes de solidaridad y recuerdos.
En la puesta resaltan las actuaciones y manipulaciones de las figuras y elementos escénicos animados, la coreografía de Liliam Padrón y la música de la profesora Elvira Santiago, quien rescató partituras de las orquestas sinfónicas Nacional y de Matanzas, impregnadas de cubana”.
Bárbara Vasallo Vasallo: http://www.granma.cubaweb.cu

Los zapaticos de Rosa contrastan una parada especial dentro del largo viaje de Teatro de las Estaciones , Rubén hace una pausa que es nítidamente humilde, desde la elección del poema como espectáculo y desde la proyección de este para el público. La búsqueda de una limpieza magistral en el arte de la manipulación, va acuñada por la excelente declamación-interpretación de los versos, y esto ennoblece a los actores mientras reafirma la capacidad del director de saber guiar a su equipo hasta donde él quiere. Algunos se preguntarán qué de particular tiene esta parada. Lo cierto es que el trabajo de Rubén Darío va más allá de la intención de teatralizar los versos de Martí por mero homenaje. El director presenta sin duda una nueva faceta dentro su poética para canalizar nuevas vías de expresión, a partir de una historia que hasta los más pequeños conocen y tararean antes que los mismos actores”.
Maira Almarales Monier: http://www.tablasalarcos.cult.cu/oficiocritica/2007/critica067.htm