programación
 obras
 grupos/actores
 escenarios  otras actividades notas contactos
   
  <<Anterior    Siguiente>>  
 
Íntimamente, Rosario de Chiapas
Ofelia Medina (México)
Dirección, dramaturgia y actuación:
Ofelia Medina
Cello: Jimena Giménez Cacho
Producción: Begoña Lecumberri Ustaran
Asistente de Producción: Lizeth Maciel
 
 
  Ver más fotos  
     
  La actriz susurra los poemas, los canta, los baila, reflexiona y argumenta con las palabras de Rosario Castellanos, que son ahora las palabras de “cualquier mujer”. Desde la escena logramos penetrar el espacio íntimo de la escritora y descifrar sus sueños, sus angustias, su soledad y también sus momentos íntimos de placer, parte de una biografía que es herencia vívida sobre la cual Ofelia Medina construye su homenaje.
Sencillamente, una tina sobre el escenario, en la cual una señora, una mujer que llora cuando se le quema el arroz, aparece desnuda, protegida por vendas. Se desbordan las palabras anotadas en el telón de fondo, las que también dan materialidad a la mesa o la lámpara de la escritora. Palabras que se convierten en cuerpo y piel de Ofelia Medina, que brotan de lo más profundo, de lo más íntimo, y se desparraman sobre escenario como flores, como los frutos del cacao, como los granos de café del Chiapas natal de la escritora, en generosa ofrenda.
 
     
  Prensa  
 

Palabras, poesía fluyen admirablemente en un gran discurso teatral en forma sorprendentemente bella. Un gran soliloquio que se transforma en un interminable diálogo con el público.
Poesía en voz alta, poesía susurrada, cantada, bailada, poesía iluminada que nos ilumina. El río de palabras a través de Ofelia Medina fluye hacia nosotros para comunicarnos su siempre vigente belleza inteligente y reflexiva.
David Ramón, El Heraldo de México.

La actriz retoza sobre los poemas, reflexiona, baila, canta con las palabras de Castellanos (…) “prefiero tener una que otra cicatriz, a tener la memoria como un cofre vacío”. Se abre el diario íntimo de una poeta para desenmarañar sus sueños y conocer la expresión no sólo de amargura y soledad, sino de sus íntimos momentos de felicidad.
Mónica Mateos-Vega, La Jornada.