programación
 obras
 grupos/actores
 escenarios  otras actividades notas contactos
     
  Adelante Mayo Teatral 2008

La Temporada de Teatro Latinoamericano y Caribeño Mayo Teatral 2008, propone a los espectadores cubanos –en esta ocasión multiplicadas las sedes habituales, extenderá su alcance hasta Pinar del Río y Granma— una amplia mirada a la diversidad cultural que comporta la escena contemporánea de la región, y que se expresa en temas, géneros, estilos y opciones del discurso de la representación.

Grupos emblemáticos que reformulan la propia noción del trabajo colectivo en el quehacer de cada día, como La Candelaria y Malayerba, confrontan en esta cita sus propuestas expresivas y sus reflexiones sobre el poder con artistas que han desarrollado una opción creativa en solitario y focalizan problemas afines en el individuo, como el bailarín ecuatoriano Wilson Pico y el actor boricua Teófilo Torres, y un género poco cultivado en Cuba, el circo teatro, de rica pluralidad en la escena del Brasil, muestra un camino ligado al reciclaje y a la economía de recursos. Otro modo de leer el pasado prehispánico y de ponerlo a dialogar con la realidad llega con La Máquina de Teatro y Nezahualcóyotl, título dual que identifica al rey poeta y a la ciudad periférica, poblada de bandas y antros en número mayor que de escuelas. Y también de México, la voz de Chiapas a través del discurso poético de Rosario Castellanos y el compromiso de Ofelia Medina.

Por Cuba, está presente una selección de excelencia que también recorre la riqueza de la escena nacional, desde la impronta de algunos de sus más representativos hacedores, y que habla de la historia y del presente, de los hitos de nuestra memoria colectiva y de nuestros sueños de cara al futuro, en una polifónica muestra de lenguajes: drama experimental, musical, danza y teatro de muñecos.

Imaginarios y utopías que recrean el rostro múltiple de un continente históricamente comprometido en la lucha por la independencia y la justicia, se traducen en poéticas, formas, ritmos y colores, para hacer de este diálogo festivo también un espacio de hermandad e integración latinoamericana y caribeña.

Vivian Martínez Tabares