COLECCIÓN PREMIO DE MUSICOLOGÍA
 
Los sonidos de la nación moderna.

¿Cómo se crean discursivamente las nociones de tradición e identidad?; ¿cuáles son y cómo se dan los procesos que informan las prácticas de consumo y producción cultural relacionados con la música?; ¿cuál es el papel del consumo de ideas foráneas en la elaboración de conocimientos locales?; ¿cómo debemos abordar el concepto de «imitación» en el contexto del desequilibrio de poderes que permea la historia de Latinoamérica?; ¿qué implicaciones tiene hablar de «imitación» y «autenticidad» en la producción y consumo de artefactos culturales latinoamericanos?; ¿cuáles son las relaciones de poder que informan dichos discursos? Este libro es el resultado de la búsqueda de respuestas a estas preguntas y de explorar las nociones de «imitación» y «autenticidad» en la construcción política de los discursos que en la década de 1920 permitieron a artistas e intelectuales inventar o escribir su lugar en la sociedad y en la historia mexicanas, construir deseos individuales y colectivos, e imaginar su futuro y el de la nación.
 
 
Alejandro L. Madrid
.
Teórico cultural y etnomusicólogo mexicano, ha realizado estudios en el Conservatorio de Boston (1992), maestrías en Música y en Musicología por las universidades del Estado de Nueva York (1995) y del Norte de Texas (1999), y un doctorado en Musicología y Estudios Culturales Comparativos por la Universidad Estatal de Ohio (2003). Es profesor asistente de América Latina y del Programa de Estudios Latinos de la Universidad de Illinois en Chicago. Ha publicado numerosos artículos en revistas especializadas. Entre los reconocimientos obtenidos se encuentra el Premio Internacional de Musicología de América Latina Samuel Claro Valdés (Pontificia Universidad Católica de Chile, 2002) y el A-R Editions Award 2001-2002 de la American Musicological Society. Sus investigaciones abordan las relaciones entre la modernidad, la tradición, la globalización y la identidad en la música y la cultura expresiva de México, de su zona fronteriza con los Estados Unidos y el entorno caribeño.