HISTORIA  
Liminar  
Premiados  
Jurados  
Galería  
Opiniones  
   
PREMIO 2017  
PREMIO 2016  
PREMIO 2015  
PREMIO 2014  
PREMIO 2013  
PREMIO 2012  
   
EDICIONES ANTERIORES  
2005  
2006  
2007  
2008  
2009  
2010  
2011  
   
 
   
 
  o se podría contar la historia de la literatura en la América Latina y el Caribe durante las últimas cuatro décadas, sin tomar en cuenta el Premio Literario Casa de las Américas, primer acto de proyección internacional de la institución, convocado por primera vez en 1959 con el objetivo de estimular y difundir las letras del Continente.
Importantes personalidades de las letras del ámbito latinoamericano y caribeño han estado vinculados al Premio ya fuera como jurados, premiados, o en ambas condiciones, incluso más de una vez. La repercusión internacional del concurso constituye una prueba del alcance, la originalidad y la vigencia de este encuentro anual desde 1960, al que concurren escritores consagrados y noveles.
"Al convocarse el Premio Casa en 1959 no tenía (o casi no tenía) pariguales, y hoy esos pariguales han florecido en otros países como hongos tras la lluvia. Es algo de lo que nos regocijamos, y una de las consecuencias felices menos comentadas de nuestro Premio. Y es también un desafío para nosotros. Sobre todo, para los jóvenes que están entre nosotros. Hay que inventar cosas nuevas, por las cuales el implacable futuro espera. En 1959 (fui testigo de ello) no era previsible que la literatura de nuestra América iba a alcanzar el reconocimiento mundial de que pocos años después disfrutaría. Y claro que me refiero a algo mucho más dilatado que el ruidoso fenómeno con el controvertido nombre de "bum", como lo llama David Viñas, y que estuvo integrado por grandes, pero pocos escritores. Muchísimos más, anteriores, coetáneos y posteriores, se han beneficiado de aquel reconocimiento, y sin duda otros esperan su turno. Ningún comentarista de buena entraña podría negar que la Casa de las Américas (en particular su Premio Literario) ha desempeñado un importante papel en esto. Jactarse del hecho carece de sentido. Lo que interesa es qué va a pasar, cuando nuestra literatura lleva décadas de hombrearse con otras grandes literaturas del planeta, pero, como suele ocurrir, ya no es una novedad. Hoy tiene que luchar a brazo partido, a pura literatura (aunque no necesariamente a literatura pura), sin tener detrás un movimiento revolucionario continental que fue su caja de resonancia, al margen de las actitudes de los autores hacia él; sin que, para decirlo en términos bruscos, esté de moda."
  Roberto Fernández Retamar
 
 
 
Chamada em português
Appeler en français