Pródigo en centenarios de escritores, este año celebraremos –entre los más sobresalientes– los de Julio Cortázar, Octavio Paz, José Revueltas, Julia de Burgos, Adolfo Bioy Casares, Efraín Huerta y Nicanor Parra. Todos ellos forman parte de la historia de esta Casa, de su Premio Literario o de su catálogo editorial.

Al arribar a la edición número 55, el Premio quiere adelantarse a los homenajes que ellos recibirán en diversas partes del mundo, incluida la propia Casa, al tiempo que acoge a los centenares de concursantes que una y otra vez lo legitiman con su participación.

Hace veinte años nacía en la Casa de las Américas el Programa de Estudios de la Mujer cuya acta de fundación fue un Premio extraordinario dedicado al tema, a propósito, precisamente, de otro centenario: el de Camila Henríquez Ureña. Diez años más tarde tuvo lugar una segunda convocatoria que repetimos ahora, dos décadas después del nacimiento del Programa, coincidiendo con el bicentenario de Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Entre esa tradición de la que formamos parte y ayudamos a conformar, y la creación viva de quienes hoy mismo intentan insertarse en ella, el Premio Literario Casa de las Américas continúa hallando su espacio de realización y su sentido.