Una colección  dibujada en el tiempo

Si bien crear una colección de artes plásticas no fue uno de los objetivos iniciales de la Casa de las Américas, ésta sin embargo fue concibiéndose de manera natural. De este modo, la Colección Arte de Nuestra América Haydee Santamaría tiene rasgos muy particulares y es el fruto de un período histórico excepcional que influyó en todos los países de América Latina: los años que sucedieron al triunfo de la Revolución Cubana. Se compone exclusivamente por piezas donadas por artistas e intelectuales durante eventos convocados por la institución.

Los fondos de Dibujo de la colección reúnen más de mil piezas de cerca de trescientos creadores, correspondientes a 22 países de América Latina y el Caribe, además de Estados Unidos, España e Inglaterra. La representación regional abarca casi la totalidad de las naciones del continente latinoamericano, y cinco naciones caribeñas –Cuba, República Dominicana, Puerto Rico, Haití y Jamaica.

Esta sección de Dibujo se ha nutrido fundamentalmente, como hemos mencionado, de las exposiciones o eventos regionales como los Encuentros de Plástica Latinoamericana. Y aún cuando los concursos realizados en la institución no se hayan centrado específicamente en el dibujo, atrajeron a grandes cultivadores de esta manifestación. La preeminencia del grabado en las salas de exposición de Casa –favorecida por el desarrollo alcanzado en la región y por las facilidades de envío–, y el hecho de que por lo general los grabadores son, a su vez, excelentes dibujantes, ha permitido que esta manifestación crezca paralelamente en los fondos de la colección. 

Uno de los valores de la Colección de Dibujo es su notoria diversidad. Se puede constatar la presencia de una pluralidad de técnicas que abarcan desde la tinta sobre papel (con amplio dominio cuantitativo) hasta el lápiz, el grafito, el carboncillo, el pastel, el temple, el gouache, el estarcido, la tempera, la acuarela, la aguada y la sanguina, ya sea por separado o con el empleo de técnicas mixtas, aplicadas sobre papel, cartulina y cartón.

Aunque en el conjunto de obras predomina la línea figurativa con marcado interés por el tratamiento de la figura humana a través de escenas, retratos y, en menor medida, desnudos, también asoman las naturalezas muertas y paisajes, tanto citadinos como rurales, así como una reducida cifra de obras abstractas. En términos de líneas expresivas destaca la presencia de la llamada Neofiguración Expresionista, no pocas veces aderezada con recursos expresivos del pop y del lenguaje surrealista.

El Año del Dibujo se suma a las actividades que históricamente ha desarrollado la Casa para potenciar los valores de su colección –interés que se ha fomentado sobre todo con la celebración de los Años Temáticos desde 2006. En esta ocasión, la protagonista es una manifestación que, generalmente, ha aparecido junto o a la sombra de otras. De esta manera,  pueden apreciarse algunos de los más representativos artistas que han expuesto en Casa de las Américas y que hoy conforman una de las secciones más interesantes y poco visibilizadas de la Colección Arte de Nuestra América Haydee Santamaría.

Romy Martínez



Pinturas de Szyszlo. Galería Latinoamericana. Enero de 1968
Encuentro de Plástica Latinoamericana. Casa de las Américas. Mayo de 1972
Panorama de la Pintura Venezolana. Casa de las Américas. Diciembre de 1975
Todo Zapata para la Casa. Galería Latinoamericana. Abril 1977
Centroamérica. Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua, Panamá. Galería Latinoamericana. Febrero de 1979
Ecuador pinturas, dibujos y grabados. Galería Latinoamericana. Mayo de 1981
Arte de Nuestra América. Galería Latinoamericana. Septiembre de 1981
Tábara. Galería Latinoamericana. Marzo de 1982